Infancia y Filosofía: Inglaterra y Esparta



En post anteriores he mencionado la relación de dependencia entre las emociones y la razón, y que la racionalidad se construye a resultas de la emotividad que es la fuerza última que da "sentido" a la acción y al pensar
Todo lo que construimos está impregnado de afectividad por que nuestra visión del mundo es deudora de la que construyó el niño que fuimos

En otro post analicé el peso de factores emocionales en la aceptación o el rechazo de las teorías científicas, en un cambo teóricamente a salvo de los aspectos no puramente racionales. En este post me propongo abordar las bases emotivas de las ideas filosóficas, en particular pretendo describir una hipótesis sobre el origen emocional del ideario neo-liberal y de la idea del hombre como ser egoísta a ultranza, donde el altruismo no es sólo una manida mentira, sino que intentarlo siquiera es una auténtica injusticia

Hay que tener en cuenta que las ideas, las éticas, por muy hermosas, racionales, y positivas que se vean, nunca serán mejores que los hombres que las sustentan, y es al revés, las experiencias emocionales de los hombres son las que hacen concebir en los hombres las ideas que luego sostendrán toda su vida y formarán parte de su ética

Voy a analizar el origen de la ética de los partidarios de las teorías del "darwinismo social" como Herbert Spencer y otros ideólogos y políticos ingleses de esa época a la luz de la vida y educación de los niños en esa época y los voy a comparar con otros ejemplos de sociedades en la Historia

Como ya he dicho en alguna ocasión, la visión que tenemos del mundo, que es la visión sobre uno mismo y los demás, se gesta en la infancia, y la adquisición de esa "visión" no es un proceso racional, no se construye en base a la asimilación de argumentos, sino de vivencias
Se construye, pues, sobre la base de la percepción, en las propias carnes, de las actitudes hacia nosotros de los demás (en principio la familia y el grupo de personas más cercanos), así se van grabando los modos "correctos" y las "leyes" que gobiernan las relaciones de unos con los "otros"
El niño es un libro en blanco al nacer y trae la predisposición innata al apego a los padres y a la socialización, y en su mente pueden tomar cuerpo visiones del mundo muy opuestas, sobre cómo proceder ante los demás basadas en la propia experiencia vital (emotiva)

Me viene a la cabeza el monólogo de inicio de Ricardo III de Shakespeare, donde este autor sitúa el origen del Mal, dice Ricardo III: "...pues ser amado no es posible... determinado tengo ser infame...". Aquí sitúa Shakespeare el origen del mal entendido como el deseo consciente de una persona en causar un daño a los demás
Ricardo III engendra un odio a los demás basado en su experiencia de niño y así, en ese mismo monólogo dice:

"Privado por falaz naturaleza
De distinción, deforme, de repente
A medio hacer encaminado al mundo
Y eso de tan mal y de tan torpe modo
Que el can me ladra al divisar mi garbo;
En este tiempo yo de paz y fiesta,
Para matar el tiempo no hallo goce,
A no ser que mirando al sol mi sombra,
Sobre mi propia imperfección discurra,
Y así pues ser amado no es posible,
Ni entretener tan agradables días,
Determinado tengo ser infame..."

La funesta experiencia de la infancia de Ricardo, "a medio hacer encaminado al mundo", marca su vida y el odio y el resentimiento hacia los demás y esto constituye el origen de la tragedia que luego va a desarrollarse en la obra (que recomiendo leer con detenimiento, como todas las de este autor)
Es imposible modificar la visión de este hombre (Ricardo III) sobre los demás en base a una educación o la enseñanza de otros valores, pues su propia experiencia desmiente a las claras lo que "el hombre es", y es fácil adivinar la percepción, la filosofía, sobre la humanidad que puede desarrollar una persona con estas experiencias. Se trata de un personaje de ficción pero sirve muy bien para el propósito de este post (¿habrá alguien que haya descrito la naturaleza humana tan extensamente y con tanta riqueza como Shakespeare?)

Por otro lado, el castellano, de antiguo, tiene una expresión acertada para referirse a estas personas de baja catadura moral: "Hijo de p**a", que hace referencia a las causas últimas de su comportamiento (la sabiduría popular, puesta a prueba durante siglos, siempre acierta)

Estoy convencido que los ideólogos del "Darwinismo Social" deben su adhesión a esta filosofía no sólo a consideraciones de "intereses de clase" a la manera en que Marx describe el origen de las ideologías como "super-estructuras" de defensa de intereses, yo voy más allá y pienso que en la construcción de estos edificios conceptuales no hay el cinismo y la hipocresía que Marx sugiere, sino que, ciertamente, entre las personas que sostienen las ideas del "darwinismo social" o las del "egoismo individualista racional" hay una creencia real en que estas teorías son consecuentes con la verdadera naturaleza del Ser Humano, y para ellos, además es "evidente" que esto es así, pues lo han vivido
Me baso en la afirmación anterior en el hecho de que estas personas han tenido experiencias vitales, en los períodos de formación de la personalidad (en la infancia) que eran coherentes con esa visión de ellos mismo y de los demás (un poco como Ricardo III)

Baso mi argumento en el tipo de educación de la Inglaterra victoriana entre las clases medias-altas. Allí predominaba una rigidez enfermiza, donde los padres de las clases dominantes, a efectos prácticos retiraban su propia tutela educativa, e incluso afectiva, sobre los niños, para quedar ésta en manos de "gobernantas", tutores y posteriormente los internados a muy temprana edad, a cual más rígido, frío e implacable, casi desapareciendo de las relaciones el afecto y el cariño desinteresados, como el que es connatural en los padres con los hijos

En esa época se entendía que la educación correcta era, en una temprana edad, endurecer a los niños para hacerlos más "fuertes", prepararlos para una lucha implacable por la fortuna y el poder....Hay una famosa escena de una película, cuyo nombre no recuerdo, en que una típica "nanni" inglesa se encarga de la educación de un niño de unos 7 años hijo de un noble inglés y una aristócrata francesa, ante el apego de la madre y el hijo entre sí y las resistencias de la madre a dejar toda la educación del niño a la "nanni" y otros tutores la nanni respondió: "...ahora entiendo muchas cosas, con esa educación ahora entiendo por qué Francia perdió el Canadá y la India..." y no estaba equivocada

Pienso que se puede establecer una comparación entre la educación victoriana y la espartana, pues ambas perseguían lo mismo, modelar el futuro hombre según unas determinadas características mentales, inculcarles una visión del mundo orientada al desempeño futuro, a costa de eliminar la natural generación de afectos que supone el cariño de los padres (tradicionalmente el materno)

Los arquetipos del "gentlemen" británico carente de emociones, con su "flema" que le permiten soportar con estoicismo cualquier desgracia "sin despeinarse", es consecuencia de una educación que persigue la anulación de los vínculos emotivos, de la sensibilidad emocional hacia los demás, y por tanto, hacia uno mismo, la aspiración a la infinita frialdad
Es de esta "fuente" de donde bebe la teoría del la "elección racional" o del "darwinismo social" tal y como fue expuesta por Herbert Spencer y muchos otros. Estas personas ven al Hombre como un egoísta-individualista implacable y sin fisuras, por que han experimentado esto en sus propias carnes y es lo que de verdad sienten

Rudyard Kipling, probablemente el literato más alabado de la época victoriana, cuya obra es toda una apología del Imperio Británico, narra, en sus memorias (en el libro "Algo de mi mismo"), las duras experiencias de su infancia, donde explicaba que su educación se basó en una "tortura calculada"; había que "guardar las penalidades para sí mismo, no quejarse nunca, no dejar traslucir ninguna debilidad". ¿Hay lugar para la empatia en esta educación?. No, era un universo lleno de sombras y palizas que destruía en los hombres lo mejor de sí mismos como medio de sobrevivir al calvario

Otro escritor de esa época fue James Matthew Barrie, el creador de Peter Pan, persona muy sensible, hijo de un padre autoritario (como los de la época) y una madre desatenta (como las de la época), madre obsesionada con un hermano mayor del autor muerto
De hecho este escritor desarrolló una forma de enanismo llamado "psicogénico", es decir, un estancamiento biológico del crecimiento relacionado con el stress infantil y los traumas psicológicos. Podemos ver que el personaje de Peter Pan es, en realidad, autobiográfico, como lo son los Niños Perdidos, que aparecen en esa obra, que viven sin madre hasta que Wendy los adopta
Para mi es conmovedor ese maravilloso pasaje de la película de Disney en la que Wendy explica a los Niños Perdidos qué es una madre, y todos los personaje acaban llorando...
Wendy se enamora de Peter Pan, y es en realidad el sueño (Freudiano) idealizado del autor, que encuentra en ella, a la vez, una compañera y una madre

La obra de otro autor de la época: Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll, ha sido frecuentemente analizada desde muchos puntos de vista, pero lo que subyace es la visión de la sociedad adulta visto por los niños (por los recuerdos del niño que fue Lewis Carroll), lleno de figuras amenazadoras como la Reina de Corazones, continuamente vociferando y dando órdenes, el llanto inconsolable de Alicia, en el que está a punto de ahogarse, la frialdad de los personajes respecto a la soledad y al desamparo de la niña, entregados a sus propios juegos absurdos, en una burla continua y sin sentido. Para mí es la visión de un niño, hecho adulto, de la educación y de la vida que vivió

Las sociedades no son más que la consecuencia de la educación de los niños que las habitan, y esto lo vio claro la ciudad de Esparta, un ejemplo extremo de educación infantil dirigida a obtener determinados fines ideológicos que sustenten la forma de vida de esa sociedad


La historia de Esparta está determinada por la elección que tomó para su desarrollo social y económico, pues al contrario que el resto de las ciudades griegas, Esparta no se unió al movimiento colonizador del Mediterráneo que iniciaron los griegos en el siglo VIII a.j.c.; en lugar de eso dirigieron su mirada a la conquista de una ciudad al otro lado de las montañas: Mesenia, con la idea de convertir a sus habitantes en sus esclavos (ilotas) que trabajaran para ellos, mientras los espartanos (los homoioi = los iguales) se dedicaban a la guerra

Las guerras con Mesenia fueron muy duras, como eran de esperar contra una ciudad también griega y que se negaba a ser convertida a la esclavitud, en particular la 2ª guerra mesenio-espartana fue feroz, duró 30 años, y Esparta estuvo a punto de convertirse en la esclava de Mesenia, y esto cambió para siempre la sociedad espartana, siendo el origen de la adopción del "sistema Licurgeo", que toma el nombre de un legendario legislador espartano (Licurgo) y que se tiene como origen del sistema social de la ciudad, en particular la educación de niños y jóvenes: la "agogé"

La agogé, como casi todo el mundo conoce, comenzaba con la eugenesia, es decir el juicio de los ancianos de la ciudad, que llevaba al asesinato de los recién nacidos que se consideraban mal formados, débiles o enfermizos. Luego se insistía en que los niños (y niñas) no recibieran mimos ni melindres, que se les educase con rigor, que se acostumbraran a la soledad y la oscuridad, y que no se les protegiese en exceso del frío o al calor, al objeto de que sucumbiesen los débiles
Posteriormente, a los 7 años eran apartados de la familia y era el Estado el que se hacía cargo de su educación, basada en la lucha y el atletismo, para crear los magníficos soldados que los historiadores han descrito
Una de las fases de la educación de los jóvenes era la Krypteia, que consistía en dar a los jóvenes sólo un puñal y la comida indispensable, descalzos y sin ropa de abrigo, con la instrucción de que de día permaneciesen escondidos, pero de noche debían bajar a los caminos y las granjas y matar al mayor número de ilotas posible, apropiándose, además, de la comida que necesitaran, haciendo énfasis que debían matar, sobre todo, a los ilotas más fuertes
Los objetivos de esta práctica eran variados: formar soldados implacables y feroces acostumbrados a matar, y por otro lado aterrorizar a los ilotas, sin ninguna provocación previa (como hacían los nazis con los judíos), como medio de anular completamente su voluntad, además controlar su población para que no se hicieran muy numerosa (los homoioi siempre fueron muy pocos comparados con los ilotas)

Como conclusión, el tipo de valores, la ética práctica que va a tener una sociedad va a depender de la educación de los niños, pero no de la educación reglada, sino del conjunto de vivencias y emociones que el niño reciba en su vida
Respecto al futuro de nuestra sociedad, si va a ser más justa, solidaria, sostenible, dependerá de cómo crezcan nuestros hijos

Pienso que el patrón actual de niños educados en guarderías y comedores, que sólo ven a sus padres un rato por las noches, donde éstos, como irrisorio intento de compensar el poco tiempo y esfuerzo que dedican a los hijos, los colman de juguetes electrónicos que, además consiguen que los "dejen tranquilos" mientras descansan, siendo por otra parte, estos juguetes anti-sociales, pues aún los aislan y los alejan más de los demás

Esta forma de entender la educación, presuntamente un "logro social" (de nuevo la confusión con lo que es "progreso") pienso que es nefasta y no augura nada bueno para el futuro
Estamos criando a niños egoístas que ven que lo más importante es el trabajo y el dinero antes que estar con ellos, pues se perciben como poco menos que un "estorbo" a los mayores para poder disponer de su tiempo libre, donde los sentimientos, el afecto, quedan desplazados por la marea de lo cómodo, de lo urgente o de lo útil, los tres grandes venenos de nuestro tiempo
Luego alguien se escandaliza del comportamiento "antisocial" de los jóvenes, sin entender lo que ocurre detrás y nuestras propias responsabilidades como padres
Hay países que tienen ya esta experiencia desde mucho antes, cualquiera que haya visto "La Naranja Mecánica" de Kubric debería haber entendido donde está el problema...

No comparto las esperanzas utópicas sobre el futuro de la Humanidad que muchos vierten basándose en la idea de un "progreso" continuo del ser humano, o de que esta mejora en la calidad ética de los hombres se va a conseguir por la vía de una filosofía en particular enseñada en la educación reglada, o por los medios de comunicación, quien así piensa no se ha detenido a mirar a la historia ni al mundo que lo rodea, ni siquiera en su misma ciudad

Las ideologías utópicas, como el Comunismo, fracasaron en su implementación práctica, por que encerraban una contradicción interior; por que lo importante no es la igualdad o cualquier otra grandiosa idea, lo único importante es "el otro"

Esta trampa de la ética es la base de la idea central de las enseñanzas de Jesús, expuesto magistralmente por San Pablo en la epístola a los Corintios:

" Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombre y de los ángeles, sino tengo amor soy como campana que resuena o como platillo que retiñe
Y aunque tenga el Don de profecía y sepa todos los misterios y toda la ciencia, y tenga toda la Fe,
en forma que mueva montañas, sino tengo amor, nada soy...
Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, sino tengo amor, no me sirve para nada
......
En una palabra, ahora existen tres cosas: la Fe, la Esperanza y el Amor, pero la más grande de todas es el Amor"

Los no creyentes, podéis eliminar de lo anterior, la parte que consideréis "cristiana" de este mensaje, y aún así os quedará el único fundamento posible de toda ética verdadera: el Amor

Como solución a los "problemas" del Mundo, sólo puedo recomendar que se ame mucho a los hijos, que se les cuide mucho, que se les quiera a pesar de todo, "sin juicio", no como premio o castigo, sino por que eso "somos"
Y con esa base, seguro que el mundo mejorará por sí solo, sustentada por unas personas que sentirán el dolor ajeno como indigno, que procurarán el bienestar de quien los rodean, como hicieron, en su día, por ellos sus padres, y todo ello "sin juicio"

Adjunto un pequeño vídeo que recoge algunos consejos en la línea de lo que expongo:



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...